lunes , mayo 20 2024
Ultimas Noticias

Cuento Soya Osontyi en Ambô

 

 

– SOYA OSONTYI –

 

 

Antela sé sajá may ku medu dél ; aximé osontyi dôs, wan mai já pai jazadu dantu gueza pádjil.

Medu dêl apé danda ta ke ja sá danda ku men jadji dêl ja. Sa fa jôl sé ja falé ku pajada, ta da djia sê fa pejadjidêl; pejadji muya, non sájazadu, na lamajá po bó ja femuxif.

Se pe jadjidêl fal námay a m’dji pa já tajadji panapay se ja danda.

Mengó pa ja bên ku bó sa ja fafaf, pakê zugan jábo na sa ja bo jonf, ta ja da golí, panángwê bo ja sa límu, axí m’sé v’la jáli da bó.

Pakê jáfe? Amu mihebó.

Tá pa námay jasajadji, na pê néy ja sa metêdohi ximafa n’gwê sa walf.

Amu tenté mosso lóluya ku ja sa ten labu ken jassa jôle.

Mengongo pê ney sa jamada munf.

Medumuyá femfáta bó.
Bi po bó bí bê.

¿Sê ney sê ba mêtê doluya, ixi kê ne sê mosso, se an namonexi pai janda ja toja, sam pai, waya, bantánjónsenfá?

Sé mosso dê fal kundjí sún, anto bansa kundjif m’gongo po bo kundji.

Sé mosso fali banta

lombá dêixi nombi sa dantu jamá vendê alidenx, ku bó den an jajá dásu janyi ké ma ba jadji ba kudji da namna muyái.

Sé men jadji dê fal axan ja mé sé sa n’guixi bo fá ponó bí po bo bi m’samu, osexí n’gwé peza jôli tadaxisê y jo mesa ja pêtê pê mosso, sé ney fala peza, y se na sa piáoa tyadutaf.

Txinankwê

Tadaxi se xió mosso jomesa já ta kidele, valadji ángwê ja fo bi fêlazandêl, da jáxigadusé xigalay. Wan pay ku biska pasa jabay sé sa n’guixi yabay ku mótoma dal ku da jáwa.

Dantu pezáse y na fo tyanefá pakê y pasedji si y ja mótóma dantul, na mósso tudu sa jé leguê pê se sa se sá sin mosso.

Ta ke ney ba da jadji sé mossodê pongotal pê dé lazan amea pasamentu joxi fê metedoluyay se ma jadêl se jôlê fo jadji fo dêixi.

F I N

 

 

Traducir de Fá a Español

UNA HISTORIA DE LAGARTOS

 

En una casa había dos lagartos, un hombre y una mujer. El hombre siempre estaba fuera de casa; y ella pensaba que a lo mejor iba a visitar a otras mujeres. Así que un día decidió enfrentarse con el problema y, ante sus preguntas, él respondió furioso:

El hombre debe estar fuera, y la mujer en casa.

Pero ella no lo veía claro; siempre decía que salía a cazar, pero nunca había traído nada para compartirlo con ella. El marido continuaba furioso:

Lo que pasa es que no quiero que me vean demasiado contigo, porque hay otras mujeres que me cogen el rabo para ser mis amantes y tengo que esquivarlas.

Ella quería comprobarlo, de manera que salieron a la calle; y, nada más pisar fuera, una mujer se les acercó y se dirigió al lagarto:

Eh, hombre, ¿ya no te acuerdas de mi?.

Él la miraba de reojo, sin contestar nada; así que aquella mujer prosiguió:

¿No te acuerdas de que el otro día estuvimos juntos en un bar, y me diste un pedazo de carne para que lo compartiera con mis hijos?

La esposa estaba perpleja:

¡Ah, con que ésas tenemos! ¡Ahora mismo voy a pelearme con esa mujerzuela!

Y echó a correr detrás de ella, hasta que la atrapó y empezaron a pelearse.

El hombre gritó pidiendo que alguien separara a las dos contendientes; pero él no hacía nada, porque temía recibir algún golpe si intentaba poner orden. Tuvo que ser un pobre viejo el que las separara, tras regañar al marido por su pasividad.

Al regresar a casa, la esposa pidió a su marido que le contara quién era la otra mujer. A continuación el marido apretó acorrer para no tener que contestar aquella pregunta.

Y dicen que todavía hoy no ha vuelto a su casa.

 

F I N

Este cuento está incluido en el libro ” Cuentos Annoboneses de Guinea Ecuatorial” pag(166)
dentro de los cuentos en versiones en lengua Ambu, cuyos Autores son:

Jacint Creus –  Mª. Antònia Brunat.

 

Acerca de TMabana

Deja una respuesta