Un Mapa para Annobón
Por: Toñi Mabana

Hoy antes de comenzar mi disertación en está sección, reflexionaba sobre cuán importante se ha convertido un mapa para un país...

Teniendo claro que disertar es, según el diccionario, "razonar, discurrir detenida y metódicamente sobre alguna materia, bien para exponerla, bien para refutar opiniones ajenas", pues eso, vamos a hablar sobre, mapas de Annobón.

Si lo pensamos detenidamente, desde tiempos remotos, el conocimiento geográfico ha sido valorado y apreciado por civilizaciones como la griega que debió explorar, describir y explicar los diferentes lugares que llegaron a formar parte de sus territorios sometidos con el fin de tener un mejor dominio sobre ellos. ¿Qué tan importante es saber dónde están los lugares? Como recordarás en los cuentos donde los piratas buscan afanosamente un tesoro, el elemento principal de la historia es un mapa en el que se muestran el sitio y la situación del tesoro. ¿Es éste el lado brillante u oscuro de la Geografía Annobonesa?

El texto que estas a punto de leer, el cual os recomiendo que leáis despacio, porqué descubrireis cosas muy interesantes. El documento, en sí, es parte de un articulo que fue publicado en un especial de "La Vanguardia" el 04 de Junio de 1969, por Jose Mº vila, el cual encontré por casualidad en la busqueda de información para desarrollar este espacio. Conocer mejor la Patria que nos vio nacer, sí, he dicho Patria ( chica, pero patria, al fin y al cabo) ya que la considero así, es lo qué, nos deveria mover a todos. Pero... pongamonos, manos en la masa con el subsodicho Articulo. El extracto en cuestión, decia así:

Annobón tiene una superficie de veinte kilómetros cuadrados. La dimensión máxima, de norte a sur, es de 7 kilómetros, y de este a oeste, de 3'5 kilómetros. Lo sabemos ahora, porque el ingeniero geógrafo y doctor en geofísica Ángel G. Cogollor, director del Observatorio geofísico de Moca, en Bioko (en el original pone Fernando Poo, que era como se le llamaba en la época española), se ha visto en el casó de a
Mapa Annobón XIV
mapa de Ambô (www.annobon.es)´
levantar un mapa de la isla, con altimetría, con objeto de que las observaciones que tuvo que hacer con un gravímetro pudiesen ser interpretadas.
Se trata, pues, de un mapa que podríamos llamar personal o particular. En estos momentos Ignoro si el Gobierno de Guinea Ecuatorial querrá adquirirlo, con el fin de saber de manera exacta las tierras de su Estado y contar a la vez con un instrumento que habrá de resultar imprescindible para la enseñanza de la geografía a los niños y jóvenes guinéanos.

No existía realmente un mapa de Annobón. No existe públicamente. El padre Natalio Barrena, misionero de la Congregación de Hijos del Inmaculado Corazón de María, que residió aquí por cinco veces y varios años en conjunto, escribio en 1895 que la isla «venía a tener unos 3 kilómetros de ancho por 6 de largo», y que era «un peñón formado por negras rocas volcánicas y lava petrificada». No era grande el error, si se tienen en cuenta los muy escasos medios con que contaría el padre Barrena. Otros escribieron que la extensión era de 15 kilómetros cuadrados. Otros, en fin, 18. Lo cierto es que, como dije, no existía realmente un, mapa y que en las cartas de navegación figuraba esta isla de manera imperfecta. Las actuales vienen a ser una reproducción de la que se hizo en el siglo XIX y más o menos se revisó en el actual. No alcanzaron esta alejada isla los trabajo;, del buque hidrógrafo español «Malaspina», que operó en aguas de Guinea durante nueve años y estableció las cartas de los mares de Bioko (Fernando Poo) y Mbini (en el original pone Rio Muni, que era como se le llamaba en la época española), comprendidas las islas de la bahía de Corisco. En cambio, existían y existen buenos mapas y cartas de las restantes islas de la cadena volcánica del golfo de Guinea (Príncipe y Santo Tomé) como corresponde a la tradición de geógrafos de los portugueses.

De Mbini (Rio Muni), con sus islas, y Bioko (Fernando Poo). existen los mapas militares que levantó hace pocos años una comisión o equipo del que formaban parte el nombrado director del Observatorio de Moca y su ayudante, De Annobón, como dije, hoy el mapa privado a que me he referido, y que fue levantado para llevar a cabo los estudios gravimétricos de la cadena de islas que forman la línea volcánica que empieza en el Monte Camerón, en tierra firme, y acaba en la alejadísima y pequeña isla de Santa Elena, aquella en que murió Napoleón.

El estudio gravimétrico de referencia ha sido el resultado de una colaboración entre el Centro National de la Recherche Scientifique, el Institut de Physique du Globe, de la Universidad de París el Instituto Geográfico y Catastral de España, del que forma parte el repetido doctor en geofísica y la ahora extinguida Comisión General de España en la Guinea Ecuatorial.
El C.N.R.S proporcionó gran parte del dinero necesario para viajes y pago de porteadores y guías, y el Instituí de Physique, los aparatos utilizados para tales estudios. Para estos estudios se impuso la necesidad de hacer un mapa que atendiese las necesidades geofísicas. Se empezó con mediciones de tipo geográfico, sin propósito ulterior, pero el dicho ingeniero continuó los trabajos por su cuenta y razón. Lo hizo, también para dar utilidad posterior a los trabajos que habían sido necesarios.

«Situó la isla en el mundo» y resultó que en las cartas antiguas existía un error del orden de una milla . Annobon está una milla más al este de lo que se suponía, y un poco más al norte, o sea, una milla más cerca de la costa de África y algo más cerca del Ecuador de lo indicado.