Cuentos, Fabulas y Leyendas Ambô


EL BOABAB (Pangóla)

Maplal Loboch, 1977

« El arbol del demonio »
Cuentan los más ancianos de Annobón que una vez, no se sabe de dónde, el diablo apareció en uno de los pueblos de la isla un día en que descargó una fuerte tormenta.
El demonio buscó refugio bajo una palmera, pero ésta tiene tan pocas hojas que aquel malvado seguía mojándose. Por lo que se fue a otro árbol, el pangola, que es muy frondoso y le guareció de la lluvia.
Por eso se dice que el diablo se enemistó con la palmera y bendijo al pangola. Y hoy, cuando alguien quiere hacerle brujería a otro, espera a que pase junto a un pangola.


Pangóla

Árbol quizá el mayor
de cuantos se adornan
los campos de mi patria chica
¿qué mal hiciste que
doquier que te hallas
opa do-fía te llaman?

Dicen mis viejos
allá en sus tiempos
y aún más allá de ellos,
a pesar de su frondosidad,
pájaro ninguno de los pocos
que tenemos por vecinos
vino a hacer su nido
en este árbol, que muere de tristeza
al borde del camino.

Enmudecidas quedan las lenguas
de grandes y chicos todos
de madres y mozas en particular,
y sólo sisean y cuchichean
bajo tu sombra al pasar
por no hallar otro se al pasar
por no hallar otro sendero
que abreviar el camino
cuando el ocaso contrapuesto,
porque el sol se ha puesto
a la hora del regreso
o invertidas también las sombras
se dirigen hacia el mismo camino.

Niños todos de este pueblo,
desde edad muy temprana,
en sus pechos son depositadas
las sospechas que te atribuyen;
morada de demonios, espíritus malos
brujos, duendes y fantasmas
sólo hacen su nido en este árbol.
¿Qué mal hiciste que
doquier que te hallas
así te motejan?

Mis viejos sospecharon en ti
todas esas atribuciones, y más,
forasteros venidos acá, que
conociendo lo supersticiosos que son
o para intimidarles o acreditarse
de hechiceros capaces de aliviarles penas
o su simpatía ganar, a todos,
grandes y chicos, opa do-fía.


F I N


Creado por: Vklumeve 2014