Cuentos, Fabulas y Leyendas Ambô



PAPÁ KENKELE DJABE


"El maximo exponente de los ritos y costumbres tradicionales y la tradición la encuentramos dentro del «Dadji».Con esta historia o Leyenda, conoceremos, de donde viene el no fiarse da las «Personas» extrañas dentro de la isla. ."


Autor: Jacint Creus - Mª. Antònia Brunat.

- Cuentos Annoboneses de Guinea Ecuatorial -

Ir al original.

 


No, nos es tan difícil asociar el nombre de esteDadji con lo que pasó un día en los mares de Awala.

 

 

 

 



Cuenta la Tradicción qué:


C erca de la costa vivía un pescador llamado Kenkele Djabe, que se había casado con una mujer tonta que no le sabía decir el nombre de los peces que pescaba ni el suyo propio.

Cada tarde, cuando regresaba de la pesca, Kenkele Djabe se sentaba frente a su mujer y, sacando uno a uno los peces que traía, le iba preguntando:

- ¿Cómo se llama este pescado?.

La tonta no conocía ningún nombre y no respondia nada. Y el marido proclamaba:

- Si no conoces el nombre de los peces no mereces comértelos.


- ¿Cómo me llamo yo?.


La mujer tampoco respondía y se quedaba sin comer.
Esto ocurría cada día, hasta que en cierta ocasión se presentó una vieja en casa de la mujer y sorprendida le dijo:

- ¿Cómo puede ser tan tonta?


- Lo que debes hacer es aprender los nombres de todos los peces del mar.


- "¡Pero, yo no entiendo de pescados!" -
contestó la tonta.


- No te preocupes, yo te los voy a enseñar:


- Un pescado plano con los ojos en el mismo lado se llama lenguado.

- otro que parece una serpiente se llama anguila,

- otro de gran cabeza y dientes afilados es el tiburón...


La vieja le fue enseñando los nombres de todos los pescados, y por la tarde, cuando su marido regresó y le preguntó cuáles eran los peces que traía, los acertó todos.

El hombre estaba sorprendido. Mas, como no quería compartir los peces con su mujer, continuó su interrogatorio habitual:

- ¿Y cómo me llamo yo?.

La vieja no le había enseñado tanto, y la tonta no supo qué cosa responder, de manera que también se quedó sin probar bocado.
Y así fueron pasando los días, la mujer conocía bien los nombres de los peces pero desconocía el del marido. Hasta que la vieja volvió a presentarse en la casa y le comunicó:

- Tu marido es el papá Kenkele Djabe.

El hombre, cuando comprobó que su mujer ya sabía contestar a todas sus preguntas, no salía de su asombro. Pero ahora no tenía excusa para dejar a la pobre mujer sin comer, por lo que su enfado era también muy grande:

- De ahora en adelante podrás comerte mis pescados.


- Yo moriré, pero antes, antes tengo que saber quién es el que te ha enseñado todas las respuestas.


La pobre tonta, claro está, no supo responder aquella pregunta que nadie le había enseñado a contestar.
Y el marido, enardecido, fue hasta el bosque y se lo preguntó, al árbol llamado AbamasakÁrbol muy resistente, cuya madera
Se utilizaba y aún, hoy se utiliza comó;
base de la construcción de las casas
; como tampoco contestó a su pregunta, lo cortó con su machete.

A continuación se lo preguntó al río, que tampoco supo responderle; el hombre se arrojó a sus aguas, y se salvó de la corriente gracias a su habilidaden el nado.

Por fin se lo preguntó a la hoguera; como tampoco le respondió, se arrojó a ella;
y el marido egoísta, incapaz de salvarse del fuego, murió abrasado.

 

.



F I N


Creado por: Vklumeve 2014