Cuentos, Fabulas y Leyendas Ambô



EL MUCHACHO QUE NO PODÍA BAÑARSE



Autor: Jacint Creus / Mª. Antònia Brunat.

- Cuentos Annoboneses de Guinea Ecuatorial -

 

 

 

 




 

Según cuenta una leyenda Annobonesa:


En Annobón vivía un matrimonio de pescadores que no tenían hijos. Ella solía ir sola, cuando el marido estaba pescando, a Palia donde podía conseguirse sal; había allí unos pozos de agua salada; y, cuando la marea se retiraba, el sol evaporaba el agua depositándose la sal.
pero además de la sal también podía encontrarse allí a un monstruo que, por pura maldad, solía comerse a las mujeres que encontraba. La mujer del pescador, que estaba embarazada, se tropezó un día con el. Aterrorizada ante la perspectiva de la muerte, suplicó:

- Si me perdonas la vida te daré cualquier cosa que me pidas.

El monstruo aprovecho la ocasión:

- Recuerda quer has dicho "cualquier cosa que me pidas".

- Pues bien: ya que estás embarazada, tienes que prometerme que me entregaras a tu hijo en cuanto nazca. Si no lo haces así, cuando se acerque al mar acabare con el.


La mujer se mostró de acuerdo y el monstruo la dejó tranquila.

Sin embargo, el hijo que dio a luz era tan hermoso que de ninguna manera quiso regálarselo al monstruo para que lo devorara. Y, a medida que el niño iba creciendo, se estrañaba más de que su madre le prohibiera la única diversión que existe entre los pueblos pescadores; bañarse en el mar.
Su madre, pues, tuvo que contarle su infortunada historia. Y el chico decidió que, ya que no podía acercarse al mar, iría a la selva. Y cogiendo su equipaje se dispuso a atravesar la isla hasta el pueblo de Awal.


Por el camino encontró a unas hormigas que se peleaban por una semilla de dátil; el muchacho la cortó en dos pedazos y ellas agradecidas, le regalaron un anillo con el que podría convertirse en hormiga cuando lo deseara. Más adelante encontró a unos perros que se peleaban por un hueso; también lo partió y, agradecidos, le dieron ortro anillo que le permitiría convertirse en perro. Luego encontró a dos gigantes que se peleaban por un pedazo de carne; el chico lo partió y los gigantes le dieron un tercer anillo que le permitiría convertirse en uno de ellos.


Por fin llego al pueblo de Awal. Y, sorprendido, comprobo que no había más que una casa suspendida del cielo. Subió por una escalera y encontró a una hermosa muchacha que le dijo:

- El monstruo de las salinas viene cada tres días al pueblo. Por eso la gente ha huido; solamente quedo yo, porque ese monstruo no puede subir a mi casa cuando retiro la escalera.

El muchacho, al saber que se trataba del monstruo que quería devorarle, pidió a la chica que preparara dos comidas; una buena y otra llena de piedras, agujas y cuantas cosas pudieran dañar al estómago. Y le advirtió:

- Verás que se pelean el monstruo y un gigante ; cuando éste te pida comida, dále la buena; si te la pide el monstruo, ofrécele la otra.

Al cabo de tres días el monstruo se presentó en Awal. Nuestro muchacho, tocando el anillo que los gigantes le habían regalado, se convirtio en uno de ellos y empezó una terrible lucha con el monstruo. Agotado por el esfuerzo, el gigante se acercó a la muchacha y le pidió comida. Ella, tal como habían acordado, le entrgó la buena.
Entonces el monstruo también quiso comer. La chica le dio la comida mala y poco después aquel ser malvado moría entre atroces dolores.

Los dos jóvenes se casaron y vivieron felices y contentos.

 

.



F I N


Creado por: Vklumeve 2014