Cuentos, Fabulas y Leyendas Ambô



EL JOVEN QUE SE CONVIRTIÓ EN ESPUMAS DEL MAR


Pocas fascinaciones son tan perdurables como las que puede despiertar el Mar para el Annobones. Traemos a la palestra como representacion de esa fascinación, un cuento qué contó "Elvidêl"
¡Que lo Disfruten!


Cuento publicado Originariamente por: Nánãy-Menemôl Lêdjam

- En la sesión de Cuentacuentos annobonés -

Ir al blog de Nánãy-Menemôl Lêdjam.

 

 

 




 

Cuenta los Hombres de Vidjil que:


En un pueblo, vivía una pareja muy feliz. Durante la juventud no tuvieron hijo alguno hasta que se hicieron viejos. Un día, el marido fue a pescar a la orilla del mar, llevó un buen tiempo echando anzuelo y no pescaba nada; desesperado, decidió volver a casa, pero cuando quiso recobrar el nilón y marcharse, un pez le picó el anzuelo, tras un buen rato luchando con el supuesto pez, al final pescó una muñeca. Enfado, decidió descuartizar la muñeca y tirarlo al agua. Al coger el cuchillo, la muñeca le dijo:

-Te lo ruego, no me mates. Si quieres, pídeme lo que quieras, pero devuélvame a las aguas, te juro que te ayudaré en lo que me pidas.

El hombre, asombrado, dijo a la muñeca:
-Qué crees que puedo pedir a una muñeca. No eres Dios para satisfacer mis necesidades.

Respondió la muñeca:
-Pídeme cualquier deseo, te lo concederé, solo te pido que no me mates.

Entonces dijo el hombre:
-Bueno… te dejo marchar, pero lo único que deseo tener en esta vida y en estos momentos, es un hijo.

La muñeca le respondió:
-Bien dicho. No te preocupes, lo tendrás, pero cuando nazca tu hijo, nuca debe bañarse en el mar, porque morirá.

-De acuerdo, respondió el pescador.

Una vez en casa, se lo contó a su mujer, y esta se puso a reír. Dirigiéndose a su esposo le dijo:
-¿No te das cuenta que eres más tonto que la supuesta y estúpida muñeca? Ya somos demasiados viejos para tener hijos, pasó el tiempo, hombre.

El pescador confiado de la promesa de la muñeca, dijo a su esposa:
-Sólo sé que ella cumplirá con su promesa, porque he sido compasivo con ella.

Transcurrieron los días, y la vieja empezó a comer frutas muy verdes, frutas de sabor ácido y cosas raras. Algunas veces consumía alimentos y los vomitaba. En definitiva, se quedó preñada.
Cumplidos los nueve meses, alumbró un hermosísimo niño. Era el niño más hermoso de todo la comarca. Cuando empezó a echar los primeros pasos, la madre ingenió una magnífica idea y dijo a su marido:

-Cuando este niño se haga mayor, y vea que todos los niños de su edad van a bañarse al mar, hará lo mismo, por tanto, creo que tenemos que abandonar la ciudad e irnos a vivir muy lejos del mar.

Dicho y hecho, fueron a vivir bosque adentro. En un terreno elevado, desde donde se podía divisar la mar. Crecido el muchacho, siempre le decía su madre:
-Jamás, hijo mío, te acerques al mar, cualquier día que fueras a bañarte ahí, morirás.

El muchacho aprendió bien la lección. Un buen día, los padres del joven decidieron llevarle a la ciudad para que conociera a la gente. Llegados allí, todo el mundo se alarmó por la gran belleza del mozo.

La cálida brisa de Ye Cudji!


Todos los jóvenes querían simpatizarse con él, mientras las chicas que se le acercaban, lo hacían con la intención de ser la futura esposa del joven. Pero el muchacho se quedó atónito al ver que niños, jóvenes y mayores, todos se bañaban en el mar; cómo todo el mundo jugaba y correteaba en la dorada y arenosa playa, pero que no lo podía hacer.
Caída la tarde, retornaron el camino a casa, en el corazón del bosque. Pasados unos días, volvieron una y otra vez a la ciudad para visitar a los vecinos. Un día, el muchacho decidió jugar a fútbol con los demás en la playa; mientras jugaban, le tiraron el balón y el balón fue a parar a la orilla del mar. Cuando corrió para alcanzarlo, muy cerquita de las aguas, todo el cielo se cubrió de nubarrón, de repente vio a una bellísima mujer sentada en una silla que flotaba sobre el mar, y la doncella se puso a reír a carcajadas. El muchacho inclinó y tomó el balón, y alejado de las orillas del mar, el sol volvió a alumbrar con fuerza, reemplazando las oscuras nubes.
Llegó la tarde y volvió con sus padres a casa. Una vez en ella, les contó lo que había sucedido en la playa. La madre le volvió a recordar la lección que desde muy niño aprendió. Pero la siguiente visita a la ciudad, decidió realizarlo sólo. Una vez en la playa, optó por bañarse; quitó las ropas que llevaba puestos, quedándose con el traje interior. Cuando se despojó de las ropas, todas las chicas se volvieron locas, mas no prestó atención a ninguna.


El joven se acercó a la boca del mar, al poner los pies en el agua, empezaron a bullir, surgiendo burbujas y espumas. Cuanto más se hacía al mar, surgía más espumas hasta que deshizo por completo. Todos los bañistas abandonaron la playa, y la noticia corrió como un rayo por toda la comarca hasta enterarse sus padres. Recibida la noticia, la pobre vieja madre cayó desconsolada sobre la cama y se puso enferma. Y el marido que también se quedó destrozado, no dejó de consolarla.
Cuando el joven se disolvió ante todos los bañistas, pues se metió en las entrañas del mar, al llegar a las profundidades, volvió a encontrarse con la bella joven que siempre se reía de él cuando se acercaba al mar. Enfurecido le inquirió:

-¿Por qué todo el mundo puede bañar en el mar y yo no?
Ella respondió:
-No me preguntes nada, vete a preguntar al señor que te trajo.

El muchacho preguntó por dónde podía ver al hombre, y otros le indicaron el camino a seguir. Llevó una semana completa peregrinando los laberintos submarinos hasta encontrarse con un anciano de largas y canas barbas. Se acercó al viejo y le dijo:

-¿Puede decirme por qué todo el mundo puede bañarse en el mar y yo no?

El nonagenario se puso a reír y le dijo:
-Hijo mío, por tu valentía, te dejaré disfrutar de las aguas del mar en toda tu vida, eres el primero en atreverse a venir a preguntarme por tu situación, por tanto, puedes volver con tus padres, este no es tu mundo, jamás volverás a convertirte en espumas del mar.

Para la vuelta, el viejo ordenó llenarle una lancha con todos los bienes que hay bajo las aguas del mar. El domingo siguiente, cuando los pueblerinos bañaban, vieron acercar un bote desde el horizonte, al aproximar a la playa, todo el mundo quedó atónito al ver que era el mozo que se había convertido en espumas del mar hacía una semana. Muy cerquita de la costa se echó al mar y la alegría cundió en todo el pueblo, nadó hasta llegar a tierra firme, preguntó por sus padres, le informaron que los dos viejos estaban muy mal, sólo esperando la muerte en sus lechos. El muchacho corrió al encuentro de sus padres, una vez en casa, abrazó a los dos; les contó todo lo que había vivido durante la semana bajo las aguas del mar.


« Los padres repusieron y fueron felices para siempre. ».

 

.



F I N




Narrado por doña Inya o Elvidêl (Elvira Mageda Estrada, afamada cantante de origen annobonés) en el Centro Cultural de España en Malabo el día 08 de noviembre de 2013, en la sesión de Cuentacuentos annobonés con percusión del Laboratorio de Recursos Orales de Malabo.

Publicado por Nánãy-Menemôl Lêdjam (BLOG Tenzul).
Creado por: Vklumeve 2014