Cuentos, Fabulas y Leyendas Ambô



EL CABEZOTA, EL MOFLETUDO Y EL FLACO


"«No todo va ser Felicidad. Este es, un cuento tradicional annobones bastante tragico. ». ."


Autor: Jacint Creus - Mª. Antònia Brunat.

- Cuentos Annoboneses de Guinea Ecuatorial -

 

 

 

 





En un pueblo vivía un matrimonio con tres hijos: al mayor le llamaban Cabezota, porque tenía una cabeza muy grande; el mediano era el gordo , y el pequeño el flaco, porque tenía las piernas muy delgadas.

Un día, el padre les mandó a la finca a recoger naranjas.
Hicieron el largo camino y, al llegar, el mayor trepó al naranjo y empezó a tirar las frutas, que el flaco iba colocando en una cesta. El gordo, como apenas podía moverse, se sentó junto al cesto y empezó a comer naranjas con tal apetito que, cuando el cabezota terminó de tirarlas todas, la cesta volvía a estar vacía.

Desolado, el hermano mayor buscó todavía entre las ramas; y encontró, escondidos entre el follaje, los dos últimos frutos. Así que advirtió a sus hermanos:


-Éstas serán las únicas naranjas que podremos llevar a nuestro padre.
- Hay que cuidar de ellas y dejarlas en el cesto, sin que nadie las toque.


El flaco, efectivamente, las recogió y las colocó en el lugar correspondiente; pero el gordo, todavía hambriento, se las comió en un santiamén.

El hermano mayor no pudo contener su rabia y se dispuso a bajar del árbol para castigar al goloso. Pero se apresuró tanto que su gran cabeza quedó atrapada entre dos ramas y, al cabo de poco tiempo, perecio ahogado.

El gordo, al verlo, se echó a reír, y lo hizo con tantas ganas que su gran estómago se fue hinchando hasta reventar.

El pequeño flaco, al ver lo acontecido, quiso ir hasta el poblado para contarlo todo: echó a correr y, más adelante, tropezo en un hoyo de ñame y sus piernas delgadisimas se quebraron y quedó en el camino, herido, hasta que murió.

Los tres hermanos, pues, perecieron. Y su paseo hasta la finca resultó una tragedia.


 

.



F I N


Creado por: Vklumeve 2014